domingo, 14 de febrero de 2010

130

No quiero que me leas. Quiero verte de nuevo. Hoy recordé muchas cosas. Recordé los abrazos, las sonrisas, las calles, el café, el inicio. Mis ojos se pusieron rojos en ese momento, pero no te lloré. Deja de leerme. Significaste mucho, y significó mucho tu amor. Espero que seas feliz, a veces quiero decirte que te quiero, por que sí... te quiero y no lo sabes. Hola.

A veces creo que es lindo recordarte, es lindo porque no recuerdo nada malo.

No me leas más.

martes, 9 de febrero de 2010

129

Querida Claudia:

Cuando leí tu nombre en el sobre mi corazón se aceleró. Se aceleró y sonreí como nunca antes. Espero que me creas, en serio.

Te extraño mucho, lo niego mil veces pero dentro mío te extraño y quiero que lo sepas. Extraño mil cosas de ti. Tu sonrisa, sí... esa sonrisa inolvidable, tu risa tan alegre, extraño tus corazones deformes pero siempre lindos viniendo de ti, extraño tus te amo, tus te adoro, tus celos, tu falta de atención, tu cariño, tu preocupación e interés por mí, extraño que me cuentes tus sueños, que me hagas imaginar, que me hagas sonreír como tú sabes hacerlo. Extraño ver mensajes tuyos en mi celular, tus mails, tus escritos para mí. Te extraño a ti. Tu mirada, tu sonrisa a medio dar, tu cabello siempre tan desordenado por las mañanas, tu forma de caminar y la manera en cómo te pones cuando estás molesta (recuerdas cuándo te prometí no fumar por unos días y cuando el primer día lo hice, te conté y te molestaste? me encantaste, creo que te hubiera llenado de besos y abrazos, pero no podía hacerlo y tú sabes por qué), extraño tus pocas palabras. A veces tu silencio y anhelos. Te extraño a ti.

Sé que lo nuestro no daba para más, ambos estamos de acuerdo en eso. Pero... sólo espero que no me olvides y no dejes de quererme. Mientras sientas cariño por mí, te juro que seré feliz. Yo no dejaré de quererte, no dejaré de pensarte con cada canción, no te voy a olvidar a menos que me de amnesia, te lo prometo. Sí, es una promesa Claudia.

Quiero darte las gracias porque aprendí a valorar lo que siento, a decir lo que pienso. Aprendí a sentir celos por cualquier tontería. Gracias por compartir tu felicidad conmigo. Gracias por no dejarme caer solo y decir que querías ayudarme a pesar de tus limitaciones. Gracias por siempre ser sincera conmigo, gracias por haber sido mi mejor amiga, gracias por ese cariño inmenso que hay en ambos. Gracias por la canción dedicada, gracias por la que quisieras dedicarme, gracias por nuestras canciones, gracias por tus mensajes que me sacaron mil sonrisas.

Eres única Claudia, y ten paciencia para encontrar el verdadero amor. Espero que cuando ocurra me cuentes, y compartas, como casi siempre, tu felicidad conmigo.

Si tú eres feliz, yo también lo soy.

Con amor,
Alex.

lunes, 1 de febrero de 2010

128

Querido Alex:

Empiezo a escribir tu nombre y ya no sé qué decir. No sé que ponerte, ni que contarte. La tinta del lapicero está a punto de acabarse y tendré que ir en busca de otro.

Muchas veces he querido decirte tantas cosas. No te he olvidado, sabes? Te sigo queriendo tanto como la primera vez que salimos, ya conociéndonos. Y te sigo recordando como la primera vez que nos vimos. Tengo varios recuerdos de ti en mi memoria, tan nítidos, tan únicos, tan tú.

Me gustaban tus lunares, me encantaba tu sonrisa y la manera en que contabas tus anécdotas. Me gustaba ver como "cantabas" alguna canción o como inventabas alguna palabra. Lo que dibujabas con la punta de tu dedo en mis mejillas es algo que nadie ha hecho, y la forma en que me besabas... es algo inolvidable.

Muchas veces me arrepiento de no haberte exigido nada.

Ojalá algún día tengas una relación seria y aprendas de verdad lo que es amar, lo que es sentir en las mañanas que estás con alguien especial, re-leer mensajes en tu celular, un buenos días, un buenas noches, y sepas lo que es sonreír hasta que te duelan las mejillas por recordar algún beso, algún momento, alguna canción por y con esa persona.

Creo que muchas veces no te decía lo mucho que te quería. Aunque llegué a escribirte todo un libro entero, del cual nunca te enteraste, cara a cara se me hacía difícil decirte que te amaba y que me parecías el mejor novio del mundo. Que como tú no había conocido a nadie y que nunca conoceré. Tampoco te confesé que la primera vez que me enamoré fue por ti.

Quizás si te hubiera dicho que "sí" ahorita estaríamos juntos, lamento mucho no haberte dado lo que tanto querías, lo que alguna otra sí te hubiera dado sin pensarlo dos veces. Para nuestra poca suerte, la distancía se encargó de dejar este amor atrás.

Quiero darte las gracias por todo el amor que me diste, no sé si me quisiste como novia o como amiga. Nunca te pregunté, a decir verdad... nunca te pregunté muchas cosas, pero eso ahora no tiene importancia.

Espero que estés bien y cuídate mucho.

La que no te olvida,
Claudia.