lunes, 10 de mayo de 2010

135

. Nunca me gustó mi segundo nombre, pero termino aceptándolo.
. Me pusieron los dos nombres por mis abuelitas.
. Mis papás son los mejores.
. Se llevan 10 años, son enamorados desde los 15.
. Siempre he querido tener un amor como el suyo, con el tiempo me di cuenta que no.
. Quiero un amor original, único, un amor enamoradizo.
. No tengo planeado casarme.
. Tampoco tener hijos, preferiría adoptar.
. Sueño con casarme en la playa.
. No quiero vestirme de blanco, aunque signifique pureza.
. No quiero que mi hermanita sea como yo.
. Ella es toda lady y pinky.
. Amo el verde.
. Me parece un color alegre, vivo y representa la esperanza.
. La esperanza es lo último que pierdo.
. Respecto a amistades, he pasado por todo.
. Tengo dos mejores amigas.
. Tengo pocos amigos de verdad.
. Tengo un mejor amigo.
. Tengo tres amores platónicos.
. Amo molestar a mi mejor amigo.
. Me encanta cantar con él y espero ir a un karaoke algún día junto a él.
. Soy de confiar mucho en la gente, y rápido.
. Odio las mentiras.
. Soy extremadamente celosa.
. Me pongo celosa por huevadas.
. Soy muy sensible.
. Lloro con facilidad.
. Me he enamorado de verdad una sola vez en la vida.
. No me arrepiento de nada.
. Siento que he cometido errores en mi vida.
. Si sé lo que es amar, es gracias a él.
. Siempre recuerdo las canciones que me han dedicado.
. Lamentablemente no soy buena dedicando canciones.
. Me encanta el reggaeton.
. La salsa es muy chévere.
. No sé de géneros.
. Soy muy inculta, demasiado para ser exacta.
. Mi vocabulario no es tan amplio.
. Me gusta un poco el rock.
. Si me gusta Joaquín Sabina es por él.
. Si empecé a escuchar a Fito Paez, fue por él.
. No me gusta tomar.
. Me he sentido muy feliz dos veces.
. Me atraen muchas personas, y no lo saben.
. No me gusta nadie.
. He tenido un enamorado por internet, y me importa poco lo que digan los demás.
. Me gusta el chocolate.
. Nunca me han regalado una rosa.
. Muero por que algún día, alguien especial, me regale una rosa con una coca-cola.
. Siempre quise recibir una carta de alguien de otro país.
. Suelo sorprenderme fácilmente.
. Valoro mucho los pequeños detalles.
. Soy muy detallista. Demasiado.
. No me considero romántica, por que no sabría como definir esa palabra.
. No suelo regalar cosas materiales, prefiero regalar algo hecho por mí.
. Siempre estoy ahí si alguien me necesita.
. Para mí lo más importante es la amistad, luego sigue el amor.
. Pienso que un enamorado, primero que nada es tu mejor amigo.
. Si alguien se siente mal, me pongo igual.
. Intento subirle el ánimo, pero nunca lo logro.
. No soy buena dando consejos.
. Soy buena escuchando.
. Cuando quiero llorar, necesito a mi elefantito.
. Me muerdo las uñas.
. Tengo una adicción y es la coca-cola.
. Me gusta el panetón en Navidad.
. Odio el pescado.
. No me gustan las verduras.
. Me gusta el tomate y la palta.
. Amo las pastas.
. Me gustan los tallarines con mantequilla.
. Antes amaba los tallarines a lo Alfredo, ahora no.
. No me gustan los tallarines verdes.
. Amo los rojos.
. Pienso que la Luna debería estar más cerca.
. Debería ser un lugar turístico.
. Me iría a vivir allá.
. Me gusta el latin.
. Me gusta cantar, aunque no lo haga bien.
. Me gustan las pulseritas.
. Si alguien desea regalarme algo, que sea alguna pulserita.
. Nunca me las quito.
. Tengo un sobrino en Arequipa, y lo adoro.
. Él ha sido la persona que más abrazos me ha dado en una semana.
. Tengo una pulserita que me regaló.
. A cambio, le regalé una mía.
. Me gusta el negro.
. Me gusta el morado.
. Tengo pitillos de colores.
. Amo las converse.
. Amo MIS converse.
. He tenido mechones de mi cabello primero rojos, luego azules, al desteñirse rubios, y ahora rojos.
. Siempre he soñado con pintarme el cabello verde.
. No me gustan mucho las ondas.
. No me gusta cuando mi cabello se esponja.
. Me laceo el cabello porque me gusta más así.
. Me gusta usar mi crema para peinar rulos irresistibles.
. Suelo reír mucho.
. Cuando sonrío de verdad me duelen las mejillas.
. Me gusta dibujar.
. Me gusta escribir, aunque siento que no lo hago bien.
. Quiero escribir un libro, pero no sabría de qué.
. Soy muy enamoradiza.
. Me ilusiono rápidamente.
. Tengo un tío que es muy confiable.
. Me gustan las comedias románticas.
. Me gusta pintar.
. Me gustan las matemáticas.
. No me gusta leer.
. Me gusta diseño gráfico.
. Tengo una amiga que es como una hermana pequeña.
. A veces quisiera retroceder en el tiempo.
. He soñado en blanco y negro.
. Me molesto si no me responden rápido.
. Odio cuando alguien está con enamorado y nada es como antes.
. Pienso que estar soltera/o es mejor porque puedes salir cuando quieras con tus amigos/as.
. Muero por ir a Argentina.
. También a Alemania.
. Nunca he salido de Perú.
. No tengo visa.
. Tampoco pasaporte.
. Me llega la gente hueca.
. Pienso que el 99.9% de las rubias, son huecas.
. Odio cuando alguien sufre de más en una relación y sigue.
. Odio cuando alguien termina y al día siguiente regresan.
. Me gusta el amor.
. Soy virgen.
. Estoy orgullosa de serlo.
. Quiero casarme con alguien que llegue a ser mi mejor amigo.
. Tengo miedo a crecer.
. Mi hermano es el hermano más celoso y sobreprotector del universo.
. Tengo amigos por Internet, y los quiero.
. Gracias a Habbo he conocido gente muy genial.
. Amo Starbucks.
. Me gusta Gloria Jeans Coffee.
. Pienso que el amor es más grande que la distancia.
. Cuando me siento nerviosa, me río.
. Tengo demasiadas cosquillas.
. Mi punto débil es el cuello.
. Luego siguen las piernas, el abdomen y detrás de las orejas.
. Tengo lunares en el cuello.
. Tengo un lunar debajo del ojo.
. Me gustan las estrellas.
. Suelo pedir un deseo a la primera estrella que veo en la noche.
. Amo la Luna.
. Me han regalado la Luna.
. Me gusta leer todo lo que él escribe.
. Creo en Dios.
. Te juro que Jesús nunca te va a dejar sola/o.
. Soy tímida.
. Suelo ser muy callada.
. Casi nunca estudio para los exámenes.
. Mi mamá es muy inteligente.
. Me gusta la sandía.
. Amo las fresas con leche condensada.
. Fumo de vez en cuando, no tan seguido.
. No me gusta la playa.
. El mar ha llegado a darme miedo.
. Mis ojos son color miel.
. Cuando el sol choca con ellos, se vuelven un toque verdes.
. Soy muy desordenada.
. Quiero pintar, de nuevo, mi cuarto rojo con las letras de Coca-cola.
. Amé la película.. Simplemente no te quiere.
. Me identifico mucho con esa película.
. Tengo peleas conmigo en mi cabeza.
. A veces callo lo que debo decir.
. A veces digo lo que debo callar.
. Muchas veces he pensado que sigo sintiendo algo por él.
. Guardo mails antiguos.
. Lloro cuando leo y recuerdo todo.
. Pienso que nunca debió acabar.
. Todo fue culpa de un estúpido.
. Mi hermano en 18 años nunca me ha regalado nada y me pone mal.
. La enamorada de mi hermano tiene suerte de tenerlo.
. Una vez mi hermano me dijo que yo moriría si tuviera un enamorado como él, y tiene razón.
. A veces me jode que la gente para la que siempre estoy, nunca esté para mí.
. Me gustan los abrazos por más que no parezca.
. Cuando me siento mal, muero por que alguien venga y me abrace.
. "Parte de este juego" me hace llorar si la escucho en un mal momento.
. Me considero aburrida.
. No me gusta llamar la atención.
. Odio la gente que lo hace.
. Vivo una vida feliz y tranquila.
. Mi familia es muy grande.
. Mis dos abuelitos maternos desde que trabajan, sólo no trabajaron un día y ha sido cuando mi mamá se casó.
. Me parezco mucho a mi papá.
. Tengo también mucho de mi mamá.
. Dicen que soy idéntica a ella.
. Suelo guardar cosas que me traen recuerdos.
. Recuerdo fechas importantes.
. Me he demorado más de una hora haciendo esto.
. Creo que nadie ha leído nada.
. No tengo estilo.
. No me gusta combinar la ropa.
. No sé que colores combinan con otros.
. No me gusta estar a la moda.
. Soy muy perfeccionista.
. Soy demasiado generosa.
. Pienso mucho en los demás antes que en mí.
. Mi mamá dice que eso no es bueno.
. Veo siempre el lado coca-cola de la vida.
. Intento buscarle lo positivo a todo lo que sucede.
. Creo en eso de "después de la tormenta siempre llega la calma".
. Muchas veces me quedo en silencio cuando no debo.
. Quisiera tener un amigo gay.
. Quisiera tener a alguien a quien contarle todo todo de mí.
. Quisiera que alguien sepa toda mi vida.
. Quisiera alguien que siempre esté ahí para escucharme.
. Alguien que no me juzgue.
. Alguien con quien poder salir a caminar, hablar, que me ayude, y reír sin hacer nada.
. Hay cosas que no digo en quienes más confío.
. No sé que cosas serán.
. He sido hipócrita.
. Odio la hipocrecía.
. Chau.

miércoles, 7 de abril de 2010

fgh

Se me revoloteó todo. RARO.

sábado, 3 de abril de 2010

Feliz Día (?)

Ojalá la pases bien y celebres 'a lo grande' (?) .. ya 19 años y te conozco 2 ö, wow.. me hubiera gustado poder hacerte algo, y bueno... algún día será.

Recuerdo lo que escribiste por mi cumple y recuerdo ese día. Muy chévere. No sé si llegué a darte las gracias, pero aquí están: Gracias.

No sé qué decirte, no sé qué escribirte. Las palabras me sobran y acá me faltan. Quizá tengo miedo, quizá no deba escribirte. No tengo saldo, quisiera mandarte un mensaje.

Pasa un lindo día, diviértete, disfruta, y ojalá te canten happy b-day y soples las velas y pidas un deseo.. y que se te cumpla.

Te quiero alguien más.

miércoles, 31 de marzo de 2010

Una huella.

"...moriré pensando en que pude estudiar lo que quise...y pensando que en algún momento me crucé con alguien en mi vida, alguien que trato de escucharme detenidamente, alguien que escribió para mi, e hizo que sonría demasiado...alguien que me mira de la forma más tierna y simple, la sencillez de un "te quiero" demuestra más de lo que ves, y yo veo que te quiero mucho..."

Me mató recordarte. Mierda.

martes, 2 de marzo de 2010

131

Requete abandoné mi blog :(
La inspiración en mí anda muertísima, me entran ganas pero no sé de qué escribir...

Me iré a Arequipa el viernes o sabado, espero disfrutar el viaje :)

domingo, 14 de febrero de 2010

130

No quiero que me leas. Quiero verte de nuevo. Hoy recordé muchas cosas. Recordé los abrazos, las sonrisas, las calles, el café, el inicio. Mis ojos se pusieron rojos en ese momento, pero no te lloré. Deja de leerme. Significaste mucho, y significó mucho tu amor. Espero que seas feliz, a veces quiero decirte que te quiero, por que sí... te quiero y no lo sabes. Hola.

A veces creo que es lindo recordarte, es lindo porque no recuerdo nada malo.

No me leas más.

martes, 9 de febrero de 2010

129

Querida Claudia:

Cuando leí tu nombre en el sobre mi corazón se aceleró. Se aceleró y sonreí como nunca antes. Espero que me creas, en serio.

Te extraño mucho, lo niego mil veces pero dentro mío te extraño y quiero que lo sepas. Extraño mil cosas de ti. Tu sonrisa, sí... esa sonrisa inolvidable, tu risa tan alegre, extraño tus corazones deformes pero siempre lindos viniendo de ti, extraño tus te amo, tus te adoro, tus celos, tu falta de atención, tu cariño, tu preocupación e interés por mí, extraño que me cuentes tus sueños, que me hagas imaginar, que me hagas sonreír como tú sabes hacerlo. Extraño ver mensajes tuyos en mi celular, tus mails, tus escritos para mí. Te extraño a ti. Tu mirada, tu sonrisa a medio dar, tu cabello siempre tan desordenado por las mañanas, tu forma de caminar y la manera en cómo te pones cuando estás molesta (recuerdas cuándo te prometí no fumar por unos días y cuando el primer día lo hice, te conté y te molestaste? me encantaste, creo que te hubiera llenado de besos y abrazos, pero no podía hacerlo y tú sabes por qué), extraño tus pocas palabras. A veces tu silencio y anhelos. Te extraño a ti.

Sé que lo nuestro no daba para más, ambos estamos de acuerdo en eso. Pero... sólo espero que no me olvides y no dejes de quererme. Mientras sientas cariño por mí, te juro que seré feliz. Yo no dejaré de quererte, no dejaré de pensarte con cada canción, no te voy a olvidar a menos que me de amnesia, te lo prometo. Sí, es una promesa Claudia.

Quiero darte las gracias porque aprendí a valorar lo que siento, a decir lo que pienso. Aprendí a sentir celos por cualquier tontería. Gracias por compartir tu felicidad conmigo. Gracias por no dejarme caer solo y decir que querías ayudarme a pesar de tus limitaciones. Gracias por siempre ser sincera conmigo, gracias por haber sido mi mejor amiga, gracias por ese cariño inmenso que hay en ambos. Gracias por la canción dedicada, gracias por la que quisieras dedicarme, gracias por nuestras canciones, gracias por tus mensajes que me sacaron mil sonrisas.

Eres única Claudia, y ten paciencia para encontrar el verdadero amor. Espero que cuando ocurra me cuentes, y compartas, como casi siempre, tu felicidad conmigo.

Si tú eres feliz, yo también lo soy.

Con amor,
Alex.

lunes, 1 de febrero de 2010

128

Querido Alex:

Empiezo a escribir tu nombre y ya no sé qué decir. No sé que ponerte, ni que contarte. La tinta del lapicero está a punto de acabarse y tendré que ir en busca de otro.

Muchas veces he querido decirte tantas cosas. No te he olvidado, sabes? Te sigo queriendo tanto como la primera vez que salimos, ya conociéndonos. Y te sigo recordando como la primera vez que nos vimos. Tengo varios recuerdos de ti en mi memoria, tan nítidos, tan únicos, tan tú.

Me gustaban tus lunares, me encantaba tu sonrisa y la manera en que contabas tus anécdotas. Me gustaba ver como "cantabas" alguna canción o como inventabas alguna palabra. Lo que dibujabas con la punta de tu dedo en mis mejillas es algo que nadie ha hecho, y la forma en que me besabas... es algo inolvidable.

Muchas veces me arrepiento de no haberte exigido nada.

Ojalá algún día tengas una relación seria y aprendas de verdad lo que es amar, lo que es sentir en las mañanas que estás con alguien especial, re-leer mensajes en tu celular, un buenos días, un buenas noches, y sepas lo que es sonreír hasta que te duelan las mejillas por recordar algún beso, algún momento, alguna canción por y con esa persona.

Creo que muchas veces no te decía lo mucho que te quería. Aunque llegué a escribirte todo un libro entero, del cual nunca te enteraste, cara a cara se me hacía difícil decirte que te amaba y que me parecías el mejor novio del mundo. Que como tú no había conocido a nadie y que nunca conoceré. Tampoco te confesé que la primera vez que me enamoré fue por ti.

Quizás si te hubiera dicho que "sí" ahorita estaríamos juntos, lamento mucho no haberte dado lo que tanto querías, lo que alguna otra sí te hubiera dado sin pensarlo dos veces. Para nuestra poca suerte, la distancía se encargó de dejar este amor atrás.

Quiero darte las gracias por todo el amor que me diste, no sé si me quisiste como novia o como amiga. Nunca te pregunté, a decir verdad... nunca te pregunté muchas cosas, pero eso ahora no tiene importancia.

Espero que estés bien y cuídate mucho.

La que no te olvida,
Claudia.

martes, 26 de enero de 2010

127

Cuando abrí los ojos me sentí perdida, desubicada. Parpadeé 3 veces y no reconocí la habitación. Volteé y me encontré con una nota...


" No quería despertarte, te veías hermosa durmiendo con el cabello despeinado. Dicen que mientras más te despeinas, más disfrutas de la vida. Fui a comprar unas cosas para prepararte el desayuno, no me demoro. "



Me levanté, busqué mi ropa limpia y caminé hacia la ventana. La vista era hermosa: al frente habían casas de todos los colores, combinaban así cambies el orden, veías árboles pequeños frente a cada casa, algunos cuidados otros maltratados, a los lejos veías más árboles y entre ellos un rayo de luz, otro y otro, si mirabas con atención podías ver el mar, algo azulado, algo verdoso, algo claro y oscuro, pasivo y agresivo, y si mirabas con atención lograbas ver el sol yéndose dándole paso a la luna.

La luna, tan brillante y lejana. Esa luna que ha sido testigo de las promesas de amor más grandes, de los besos más románticos y cálidos, de las infidelidades y pruebas de amor. Esa luna que parecía estar a centímetros de mí, poseedora de mil secretos, porque desde pequeña que es mi mayor confidente. Sabe de mis amores y desamores, triunfos y fracasos, ilusiones y desilusiones, sabe de mi realidad y mi mundo de fantasía.


Abrí las cortinas y me puse a hacer la cama. Prendí la televisión y busqué música. Di un par de vueltas y apareció delante mío, dispuesto a seguir mi ritmo, con cautela, delicadeza, perfección.

- Que desea para el desayuno, señorita?
- Esto...

Y me acerqué despacio, con la esperanza de recibir respuesta. Le recorrí el dedo índice por las cejas, bajando hasta el cuello, enrollando mis brazos logrando que nuestras caras queden a pocos centímetros. Tan cerca y despacio para que tengamos tiempo de hacer el beso perfecto. Nuestros labios encajaron como piezas de rompe-cabezas. Sus manos no se movían de mi cintura. Sonreíamos entre besos y al alejarnos le mordí el labio inferior.

Agarró mi cara entre sus manos y sonriendo me dijo:
- Eres perfecta, Claudia.

lunes, 18 de enero de 2010

126

- Cuéntame un secreto.
- Cuando camino de noche solo, me imagino el cielo rosado y las estrellas de caramelo. Ahora tú.
- Cuando estoy sola en mi cuarto empiezo a saltar en la cama.
- Me gusta cantar en la ducha.
- Escribo debajo de la cama.
- A veces prendo la radio, subo el volumen y me pongo a bailar.
- Cierro los ojos y veo colores psicodélicos.
- Te contaré algo que no le he dicho a nadie, ni a mi novia más íntima.
- Dale, dime.
- Mi punto débil es el hombro.

Nos miramos fijamente a los ojos, tirados en el piso, dejando que el silencio hable por nosotros. Me agarró la mano e hizo que se entrelace con la suya. Me sonrió, le devolví la sonrisa. Me acarició la mejilla, dibujando círculos sin fin, bajaba lentamente por la boca, el cuello, la clavícula, mis pechos, los botones pidiendo a gritos desaparecer, mi ombligo. Se detuvo. Se sentó y observó mi lunar. Un lunar que pocos habían visto, pero que nadie había notado con tanto asombro, con tanto brillo en los ojos. Se recostó y me dedicó una mirada tierna, acompañada de una radiante sonrisa, dibujó formas que no reconocí en mi estómago. Quiso seguir bajando, se detuvo nuevamente y colocó una mano a cada lado de mi cuerpo. Nuestros cuerpos estaban a unos escasos centímetros y sentí su respiración.

Muy despacio se acercó a mí y en uno, dos, tr... ya me había robado un beso. Un beso tierno, lento, sigiloso. No sé cómo consiguió que termine encima suyo. Sentí sus manos recorriendo mi espalda, me despeinaba, lo despeinaba, me besaba, le mordí, suspiraba, reía, sonreía, rodamos, cambiamos, botones fuera, un cierre sonando. Mi respiración aceleró y quise detenerlo. Me besaba el cuello, no podía.

- Carlos, no puedo. Perdóname.
- No te preocupes Clau, todo bien.

Fuimos a la cama y nos pusimos a ver televisión. Encontramos una película y en cuestión de minutos nos quedamos dormidos. . .

miércoles, 13 de enero de 2010

125

- Por fin te levantas - escuché esa voz suave, mientras una mano acariciaba mis mejillas.

Parpadeé como cinco veces, me dolía la cabeza... intenté levantarme, pero él me decía que me quede quieta, que no estaba bien. Qué demonios me había pasado? Comencé a despeinarme y le sonreí.

Dame la mano, - me dijo amablemente - allá está el baño para que puedas arreglarte.

Me levanté y vi que estaba en una bata de seda, era celeste con manchas blancas. Me toqué todo el cuerpo y debajo solo tenía ropa interior. Quedé horrorizada y le pregunté que había pasado.

- Cierto, tu ropa está secándose... - me señaló la lavandería - estaba sucia por el agua y tú sola te la quitaste.
Creo que nunca antes alguien había hecho algo así. Ni el propio Alex. Fue raro porque es un completo extraño y está portándose así de amable.
- Discúlpame, no quería.. - le dije muy apenada.
- No te preocupes, todo bien Clau.
- Cómo...
- Miré la pantalla de tu celular, perdóname
- No.. no te preocupes.. más bien, tú cómo te llamas?
- Carlos.

Carlos. Su casa era hermosa. Grande, espaciosa, dos habitaciones, tres baños, una sala hermosa y un balcón. La casa era naranja. algunas paredes de colores, otras pintadas por él mismo. Veías cuadros por todas partes y al costado de cada una el nombre del artista. Me paseé por toda la casa sin vergüenza y el sigilosamente me seguía. Se detuvo en la sala para poner un poco de música y se sentó.

Volteé y me miró como quien quiere invitarte a sentarse a su lado. No, no acepté porque la música me consumió y empecé a bailarle. Se empezó a reír y sus ojos recorrían todo mi cuerpo, me sentía hermosa, bella, maravillosa. Me acerqué y le coqueteé. Vi en sus ojos café las ganas que tenía por acercarse más, pero mientras más lo veía más me alejaba.

Le sonreía sin censura, estiré mi mano y le pedí que bailáramos. Me negó 2 veces, pero la tercera es la vencida. Aceptó y lo llevé a la Luna, a Marte, a Neptuno. Dimos vueltas, me mareé, nos mareamos, reímos y gozamos.

Uno, dos, tres... nuestras caras se acercaron y caímos.

Quiero comerle la boca, pensé mientras le despeinaba. . .

lunes, 11 de enero de 2010

124

Corrí sin mirar atrás, ni adelante. La cabeza me daba vueltas y el alcohol empezaba a hacer efecto. Pasaron 5, 10, 20 minutos... no me detuve, seguí corriendo y noté como mi respiración empezaba a acelerarse. Tenía miedo y estaba todo oscuro.

Comenzó a llover sin parar y la luna era mi única luz. Me detuve, pero lo demás no. Las casas daban vuetlas, cobraban vida y se iban de un lado a otro, como si estuvieran bailando conmigo al compás de las gotas de lluvia.

Di un paso y caí. Me encontré con un gran charco de agua sucia frente a mí. Trataba de pararme y no lo conseguía, me sentía débil... el alcohol se había apoderado de mí. Me coloqué boca arriba y respiré profundo, me frotaba la sien y cerraba los ojos. Me imaginé de todo: un cielo azul con nubes a las cuales les daba forma, el pasto más verde que nunca con un árbol gigantezco en cuyo tronco se hallaba una escalera, mis ojos fueron a investigar y se toparon con una casa... una casa del árbol, tan perfecta, tan sencilla.

Las gotas caían en mi rostro, me mojé la nariz, los ojos, la frente, el mentón, y en cada toque sonreía. Pasaron segundos y me senté, volviendo a mi realidad.

Estaba sola, más sola que nunca, en plena oscuridad y mojada. Tenía miedo, mucho miedo y no tenía como comunicarme con Alex. Lo necesitaba, necesitaba sus caricias por mi cara, sus palabras, sus suspiros, sus besos en la frente cuando temblaba de miedo, sus besos en la cabeza mientras me decía que todo estaría bien, sus manos cálidas entrelazadas a las mías, necesitaba su presencia y su olor. Pero él no estaba, y no iba a estar.

Se escucharon pasos y decidí no respirar. Miré hacia todos lados, y no había persona alguna.

Hey estás bien? - dijo una voz saliente de la nada.

No dije nada, e intenté seguir la voz... nada.
Los pasos se acercaban y pegué un grito. Se paró justo tras de mí y empecé a llorar.

Cálmate, no te haré daño - me dijo haciendo que logre verlo con claridad.

Sus ojos. Ojos inolvidables. Me perdí en ellos como por medio minuto y sentí como se acercaba a mí, agarrándome la cara con ambas manos. Me sentí segura y todo comenzó a dar vueltas nuevamente.

Maldito tequila, pensé cerrando los ojos entre sus manos. . .